Iniciativa

martes, 9 de abril de 2013

Los escritores, eternos becarios

Sobre las colaboraciones en según que publicaciones, antologías y demás...

No sé si conocéis la antología Catorce Lunas, en la que participo con otras trece excelentes autoras y que cuenta con un prologuista de excepción: Francisco de Paula. Los beneficios de los autores van íntegramente destinados a Cruz Roja.
Pues bien, pensando en este proyecto en el que nos hemos embarcado con ilusión, me han venido a la mente múltiples «convocatorias» o «premios» de otra índole, que ofrecen a los ganadores o finalistas publicar sin dar nada a cambio, salvo el nombre en los créditos y a lo sumo un porcentaje de descuento sobre el precio base para el ejemplar que adquieran (manda narices, que ni se lo den como agradecimiento) y una palmadita en la espalda (eso cuando no  cobran por ello, que de todo hay...)

Las ganas, la ilusión o incluso el ego son los peores enemigos del autor y de nuestros semejantes. Regalamos el fruto de nuestro esfuerzo y con ello condicionamos a los siguientes a hacerlo, porque ¿para qué van a pagar por uno teniendo mil gratis? 


Y esa es una cadena que hasta que todos los eslabones nos revelemos seguirá esclavizándonos y convirtiéndonos en instrumentos de editoriales profanas y gente sin escrúpulos que no buscan más que el lucro, sin tener en cuenta la calidad de lo que ofrecen y mucho menos los sentimientos de los que se sienten «bendecidos» por resultar partícipes de sus múltiples proyectos no remunerados (para los autores, claro. La «banca» nunca pierde).

Hay casos y casos, todo sea dicho. Para abrirnos camino puede que debamos  ceder (pero existen formas ortodoxas de hacerlo. ¿O acaso el becario se pasa la vida entera trabajando sin cobrar?). Cierto es que algunas ocasiones o causas lo merecen (y mucho), pero en otras hay que estar ojo avizor, porque la única «causa» quizá sea el que otros se llenen los bolsillos a costa de nuestro trabajo (y sin tenernos muy presentes ni tan siquiera). Bueno, reconozcamos que quien más y quien menos  hemos caído en esta trampa o hemos nadado rozando el anzuelo. Como suele decirse: «no te acostarás sin saber algo nuevo». A base de tropezar con el mismo peñasco, o ver a otros caer, aprendemos la lección; más vale tarde que nunca. Aquí queda mi pensamiento escrito para invitar a la reflexión (o al sueño, quién sabe. Si no os aburre lo suficiente, podéis contar ovejitas, que siempre funciona).

5 comentarios:

  1. ¡Muy bien dicho! Completamente de acuerdo contigo :)

    ResponderEliminar
  2. No me parece ni bien ni mal no nada la verdad. Yo tengo la inteligencia suficiente para tomar mis propias decisiones y si te arriesgas o no, el resultado, se porque te han mentido, estafado o lo que sea, será solo un error mío por no haber investigado suficiente o haber caído tan fácilmente en el timo. Es cierto que hay gente que juega con los sentimientos de otros pero creo que, si caes, lo primero es enfadarse con uno mismo jaja yo soy así :P

    Besotes y cuídate!

    ResponderEliminar
  3. Hay un dicho que se dice mucho por mi tierra
    "Una para ver y otra para aprender..."

    También he participo en una antología benéfica donde me siento orgulloso (uno de mis relatos se usa para grupos de terapia) así como otros compañeros/as que han participado.
    Ya lo dice la palabra "benéfica" que es para ayudar una causa o persona.

    El problema es que se acostumbran a hacer participar a muchos autores que no quieren sino hacerse conocer en el mundo de la literatura.
    Nadie les ha parado los pies y para más INRI, he visto antologías sin corregir/sin maquetar bien/desastre.

    Pienso que deberían de hacer una selección de relatos. El coordinador tocar en la puerta de cada autor y pedirle, en unas bases bien redactadas, los trabajos.
    Luego llega la parte, que trata este tema, de los beneficios... es complicado si son muchos autores. Sin contar con un corrector, si fuese necesario, y ilustrador.
    Las antologías son complicadas jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema benéfico es caso aparte, porque es una causa social, me refiero a otro tipo de antologías en las que (además, como bien dices) ni siquiera hay un filtro, ni un cuidado a nivel ortográfico o estético. Un "me lo quedo todo que es GRATIS", algo así XD
      Yo entiendo a la gente, soy parte de la "gente", con ilusiones, esperanzas y sueños (algunos tan irrealizables como surcar el cielo en un Pegaso multicolor), pero aprendí hace tiempo y lo que me queda ¡como a todos!
      Solo quiero que nos dejen de engatusar y NOS DEJEMOS de engañar (uso el nos por costumbre.

      Eliminar
  4. Creo que no ofendes a nadie, dices las cosas como són, ya está bien de callarse por el qué dirán. Es nuestra obligación decir verdades, por mucho que les duela a algunos.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores