Iniciativa

jueves, 1 de marzo de 2012

Mi primera (mala) experiencia con la publicación.

He pensado que si estás aquí es por:
A. Amistad
B. Curiosidad
C. Las dos anteriores


Y es por eso que voy a compartir contigo la experiencia de mi primera publicación:

En 2008 comencé a indagar sobre el pasado de mi familia (fruto del tiempo libre que proporciona estar en el paro y pasar el día pegada a un ordenador). Buscando y buscando, mi línea genealógica me llevó hasta Escocia (metafóricamente, pues no he tenido el placer de viajar hasta allí ni el dinero para costearme el capricho...de momento).

Gracias a Google maps pude conocer mejor sus tierras, y navegando por la red me empapé de su historia y costumbres, quedando prendada de inmediato.

Una mañana, estando ya trabajando como teleoperadora en una empresa de seguros (sí, era de esas que te llaman en el momento menos oportuno para contarte algo que no te interesa), una imagen vino a mí (sé que puede sonar a revelación del más allá, pero solo era mi imaginación haciendo de las suyas una vez más). Cogí bolígrafo y papel y entre llamada y llamada y escribí la que sería la primera escena de Los iniciados. Desde ese momento no paré. Cuando la historia estaba ya en su ecuador, decidí probar suerte enviando el manuscrito a editoriales.
  • Consejo: Nunca, bajo ningún concepto, mandes nada sin concluir porque puede que interese y no lo tengas a tiempo o apresures el final.
Una Editorial de las que se escribe con E mayúscula (¡vamos, de las Top ten!) creyó en mi propuesta, pero, como os he advertido, al final la cosa no fue a más, pero gracias a ellos comencé mi proceso de aprendizaje y autocrítica.
  • Curiosidad: La primera versión contaba con unas 270 páginas y tardé en escribirla menos de seis meses.
Un buen día, una carta llegó a mi casa. Era la contestación de un editor que, sin entrar mucho en detalle sobre el contenido de mi novela, decía estar interesado en su publicación.
  • Consejo: Si un  profesional del mundo literario te manda una "valoración" en la que dice que todo es "perfecto" o que apenas tienes fallos y no despieza la estructura o la historia en sí, desconfía, porque quizás y solo quizás se trate de las llamadas por los editores rigurosos una editorial pirata.
Volviendo al tema que nos ocupa. Di saltos de alegría, lloré y estuve al borde del colapso emocional...literalmente. Era una chica muy impresionable, ¿sabes?

El libro salió a la venta tras un proceso de "corrección"(*) (cambios tales como añadir laísmos y  eliminar letras de una palabra para que parezca escrita en Klingon, todo eso pasando por alto "tonterías" o "minucias" como algún pequeño fallo de coherencia: por ejemplo "coche negro que muta en gris o me ducho y al segundo me  muero por un baño...".

(*)Todo es tan real como la vida misma, pero hay un barniz de ironía en mis palabras que, espero, no pase desapercibida.

Llegó Febrero de 2010 y el día de la presentación que yo tuve que orquestar: buscando local, pagando el catering, comprando el cartel, invitando a la gente...Esa fue la primera vez que vi mis libros, metiditos en sus cajas y acompañados de un hombre que decía pertenecer a su editorial y "la novia". Todo muy profesional.

Los citados representantes de la flota pirata se mantuvieron en una esquina del local, por suerte abarrotado de grandes amigos, algún curioso y unos pocos gorrones que decidieron aprovechar los pinchos a cuenta de mis pobres padres (¿puedes creer que solo pude pescar un montadito?).

La presentación como tal no tuvo lugar, ya que los encargados de realizarla estaban demasiado ocupados cobrando unos libros que, más tarde vi, tenían escrito en su lomo Los inicados, ¡un comienzo magnífico, sí señor, redondo!

Me auto presenté (vídeo que podéis aquí) y luego fui a disfrutar de mis familiares y amigos.

En cuanto estuvo "todo el pescado vendido", la cabeza visible de la editorial de las tibias y la calavera se marchó, no sin dejarme antes los libros sobrantes apilados en cajas y una arrugada tarjeta con los datos de contacto y el número de cuenta escrito detrás con la cantidad a transferir por el precio (al público) de los ejemplares que no habían sido vendidos. ¡Viva el tacto!

Yo, que estaba demasiado ilusionada con la idea de ver mi libro en las librerías, acepté, y días después, tras recibir un mail invitándome a pagar de inmediato, aboné la cantidad, superior a 400€.

Todo eso estaba estipulado en el contrato, las cosas como son, y en ningún momento se me ocultó, seamos francos (aunque muchas cosas luego no se cumplieran...). Pero con el tiempo me he dado cuenta de lo estúpida que fui, aunque gracias a que en ese momento accedí, mi madre (que en paz descanse) pudo vivir la experiencia conmigo.

El tiempo pasó y aunque uno de los empleados de la editorial movió mi libro por un par de sitios, la mayor parte del trabajo recayó sobre mis espaldas: me buscaba las entrevistas, o surgía de los bloggers el realizarlas. Envié los ejemplares, que tuve que pagar, para que los reseñasen en algunas webs, cubriendo los gastos de envío, por supuesto.

En resumidas cuentas: gasté casi MÁS de lo que cobré.

Al final, y tras mucho meditarlo, rescindí el contrato a finales del mismo año.

Seguí leyendo, aprendiendo y acumulando buenos consejos.
Recibí críticas constructivas que me ayudaron a dar a la novela una mayor calidad y profundidad. Corregí, amplié la historia, ahondé en el pasado de sus personajes, en sus relaciones. Convertí a cada uno en el engranaje necesario para que la maquinaria funcionase. Y lo hizo.

Ahora tengo el segundo libro a punto de finalizar y una historia renovada que, pese a los problemas logísticos y de estructura que tuvo en el momento de sus salida, cosechó buenas críticas.

Me gustaría poner el punto final a esta narración, pero, por desgracia, de momento no hay nada más que contar, ¿o sí?

Varias editoriales están valorando la primera novela y algunos capítulos de la segunda.

¿Verá por fin CLANES  la luz?

Eso sí es otra historia...

9 comentarios:

  1. Hola Lucia. Te doy la enhorabuena por tu blog y todos los ANIMOS para seguir adelante. Clanes vera la luz y tendrá el exitazo que se merece porque es un gran historia y se merece un sitio en las estanterías de todas las librerías .. Un besazo tu blog esta genial.

    ResponderEliminar
  2. soy mj ;)
    lo que has vivido solo es prueba de que aveses las cosas para terminar en grande tienen que comenzar dificil
    fuerza bella ¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Hi Lucia!
    LAs cosas buenas de la vida son las mas dificiles... =3 Animos, has pasado por mucho, pero de los errores se aprende mucho y te vuelven mas fuerte que nunca.. espero tener la dicha de continuar leyendo tu trabajo pues me facina..
    Mucha suerte Guapa, y animos! continua al Maximo! (y)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ari y encantada de conocerte. Espero verte por aquí. Un beso.

      Eliminar
  4. Interesante y da que pensar...
    Hola!! Pues como ya te he dicho antes yo solo me arriesgo con la publicación tradicional sin gasto, aunque para que te contesten tenga que esperar 10 meses o la respuesta no llegue nunca -.-" Bueno puede que no sea tan buena idea... Bueno lo genial es que clanes ha visto la luz! Sí señor y por descontado ya sabes que el segundo también haha así que la experiencia valió la pena (aunque el dinero no vaya a volver) pero bueno los inicios siempre son complicados. Espero que el mío sea bueno T^T Aunque con tu ayuda seguro que sí jaja
    Bueno te deseo lo mejor y un futuro brillante!!

    Besotes y cuídate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que en lo que pueda, dicho queda, te echaré una mano ¡o las dos! :D
      Un besazo,

      Lu

      Eliminar
  5. Hola, Lucía. Estoy investigando el mercado de la autopublicación y anexos. Como vengo encontrando actores de mala fe, decidí escribir una entrada en mi blog, en donde te menciono: https://fadesga.wordpress.com/2016/07/01/caceria-de-editoriales-sinverguenzas/

    ResponderEliminar
  6. Me paso por tu blog, Fabio. Un saludo,
    Lucía

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores