jueves, 5 de marzo de 2015

Así que eres escritora #3: ¿50 sombras de quién?

¡Hola de nuevo!;
Hoy quiero hablar de otra de las cosas curiosas que me han sucedido al salir a colación el tema de que le doy al teclado. 
Vamos a situarnos: empresa de telemarketing, pero dejamos atrás el zulo de cristal de la entrada anterior y os traslado a una oficina en el entresuelo de un edificio del centro de mi ciudad.

Compañera: Así que eres escritora.
Yo: Sí, bueno, lo intento. ¿Tú lees?
Compañera: No mucho, pero me he leído las Cincuenta sombras ¡y me ha encantado! 
Le bailan los pechos de pura emoción.
Yo: La verdad es que no la leí.
Compañera: ¡Jodo, maña, pues lo que te pierdes! Es una historia muy bonita...
Lo más "bonito" es cuando le zurra. Amor en estado puro #ironía
...porque él tiene sus sombras, unos traumas que...uff, tela, pero la quiere...y, jodo, tiene unas escenas que pa´ qué. ¿Y  lo que escribes es erótico?

¿ES
ERÓTICO...?

porque, claro, si cuando Crepúsculo estaba en auge la literatura era sinónimo de historias juveniles con lánguidas protagonistas, ahora con el boom de las Cincuenta sombras...todo son esposas, corbatas y pintalabios usados (haciendo alusión a los profanos que por fin abren un libro con una intención no académica) #IroníamodoON.

A ver, no voy a entrar al trapo de criticar una historia que desconozco, porque lo veo ruín, pero simplemente no me atrae (como tampoco lo hace El Señor de los Anillos, a ver si nos entendemos), aunque ¡ya me gustaría a mí tener su reconocimiento y ventas! (al César lo que es del César). 
Voy a confesar: vi la adaptación cinematográfica, lo que ocurre es que me pareció un tanto irrisoria; ni me puso a tono ni me hizo suspirar, solo me robó algún bostezo y bastantes risotadas; quizá si leyera el libro entendería mejor la psique de esos protagonistas. Crepúsculo, por el contrario, en su momento me fascinó por completo. Sí, lo digo bien alto, no reniego de mis gustos ni de los libros que me hicieron soñar o suspirar. También temblaba con las Pesadillas de R.L.Stine, y a mucha honra.

A lo que iba, ¿cómo explicas a personas que carecen de un hábito lector que hay un mundo más allá de su adorado señor Gris? No lo intentes. Agradece que esa autora haya seducido a no lectores para que abran un libro y a estos que amplíen su abanico de ocio. Así de simple. Ellos mismos irán encontrando nuevas historias y personajes. El ciclo de la vida del lector.
Un aplauso para todas esas novelas que captan nuevos lectores.

En cualquier caso, tengo algo que decir de mi último libro: Heaven. El hilo rojo del destino.

Compañera: Entonces, ¿hay erotismo?
Yo*: La historia es romántica, pero tengo varias páginas de sexo que pondrán tu imaginación mirando a Cuenca.

*Dramatización.

¿Qué ocurrirá si se digna a leerlo...?

OPCIÓN A:

OPCIÓN B:


Y por hoy me despido, amigachos.
Besos alados,

Lu